Imprimir

Pie Cavo

 

   La alteración morfológica del pie, conocida como pie cavo, se caracteriza por la elevación exagerada del arco longitudinal interno, que se traducirá en una disminución de la superficie de apoyo y la consiguiente sobrecarga a nivel de los metatarsianos. Suelen ser pies poco flexibles, generalmente con los dedos en garra  y las estructuras plantares contraídas (fascia, músculos, ligamentos…).

 

   Dependiendo  del origen de la alteración  podremos clasificarlos como:

 

- Pie cavo neuromuscular: las alteraciones neurológicas se consideran la causa más frecuente.

- Pie cavo por alteraciones osteoarticulares: congénitas (poco frecuentes), adquiridas (asociado a procesos reumáticos) y post-traumáticas.

- Pie cavo por alteración de las partes blandas: retracción de la piel por quemaduras graves o grandes cicatrices. Fibromatosis plantar.

 

Los tratamientos conservadores (plantillas, fisioterapia, cinesiterapia,…) son bastante eficaces en el alivio de la sintomatología.