Imprimir

Juanetes

 

Los Juanetes o también llamados HAV (Hallux Abductus Valgus) son un motivo de consulta habitual entre nuestros pacientes, consiste en una desviación entre el primer y segundo metatarsiano que produce un importante dolor tanto a nivel de la primera metatarsofálangica como en otras regiones adyacentes.


Tiene un componente hereditario, aunque la causa más importante de aparición son los malos hábitos de calzado junto con una biomecánica patológica. No sólo produce daños en la primera articulación metatarsofalángica sino que también causa deformidades en el resto del pie como:  metatarsalgias, pie plano, problemas ungueales, fascitis plantar, callosidades, desviaciones de los dedos, entre otras.

Actualmente no existen estudios donde se referencie la mejoría o resolución de la deformidad con tratamientos paliativos como son; el uso de plantillas a medida, fisioterapia, antinflamatorios, vendajes correctores… Aunque clínicamente comprobamos que alivia la sintomatología.

El tratamiento quirúrgico en estos casos es la solución. A día de hoy es una cirugía ambulatoria bajo anestesia local con un postoperatorio no doloroso donde  tras la cirugía el paciente puede apoyar el pie sin necesidad de muletas o bastones.

Es conveniente entender que es trata de una articulación que está funcionando incorrectamente por encontrarse fuera de su lugar anatómico.  Por lo tanto se producen desgastes en dicha articulación, llegando muchas veces a un estado artrósico importante donde los procedimientos quirúrgicos se complican y las expectativas postoperatorias son menores. Por todo ello, se recomienda solucionarlo en estadíos iniciales que esperar a que se agrave la deformidad.

Los tratamientos quirúrgicos son diversos. Dependiendo de las pruebas complementarias, las condiciones de salud del paciente, la exploración física tanto en carga, descarga como en dinámica, se decide la técnica quirúrgica idónea. Todas ellas van encaminadas en aumentar la congruencia articular, eliminando los factores que han producido la desviación para que la corrección sea definitiva.


Los huesos no cambian de forma desde una posición normal a una patológica, por lo tanto la deformidad viene dada en mayor medida por desajustes en las partes blandas como son cápsula articular, tendones, ligamentos, etc... y es el manejo de estas estructuras lo que determina en mayor medida la adecuada corrección de un HAV.

Es recomendable que el paciente acuda a un centro podológico especializado, ya que existen diversos profesionales capacitados legalmente para la realización de esta cirugía, pero no todos están exclusivamente dedicados al pie y muchas veces los resultados no son los deseados.