Imprimir

FASCITIS PLANTAR




Existe mucha confusión acerca de estos dos términos podológicos, cada vez más populares, relacionados con un dolor en la cara plantar del talón que a veces irradia hacia el resto de la planta y es de predominio posterior a un periodo de reposo.

La fascia plantar es el mayor y más importante “ligamento” de la planta del pie. Cuando es sometido a tensiones superiores a su capacidad de resistencia se producen producen microroturas , generalmente en la zona en la que se une al hueso calcáneo. Es en este punto donde se generan los espolones calcáneos que son calcificaciones en el sitio donde se produjeron las microroturas de la fascia. Asi pues el espolón del calcáneo es una cosecuencia del exceso de tensión de la fascia plantar y  la musculatura subyacente. Las causas de este aumento de tensión vienen dadas por varios motivos relacionados con la biomecánica y la anatomía particular de cada paciente.

Los tratamientos van encaminados a eliminar el dolor y relajar la tensión de la fascia plantar. Para ello y dependiendo del estadio y las caracteristicas de cada caso se dispone de diferentes protocolos de tratamiento ajustados a la necesidad de cada paciente.

Es fundamental realizar un buen diagnostico diferencial con otras entidades patológicas que pueden generar síntomas similares a las fascitis plantares como son las bursitis, atrapamientos nerviosos o dolores musculares que precisarán de otros protocolos de tratamiento.

 

 

Anatómicamente la fascia plantar , tambien conocida como aponeurosis plantar, se origina a nivel de la cara antero medial del calcáneo y se abre en abanico al extenderse distalmente y dividirse en cinco bandas digitales a nivel de las articulaciones metatarsofalángicas. Está compuesta por tres partes. Aponeurosis medial que cubre la superficie del abductor del Hallux y es  vestigial, aponeurosis central (conocida como fascia) que se origina en  la tuberosidad medial del calcáneo  y cubre al flexor corto de los dedos y la aponeurosis lateral que se origina en la tuberosidad externa del calcáneo, cubre la superficie del abductor del 5º dedo y se inserta en la base de la falange proximal del mismo. Hay fibras verticales que  dividen la fascia plantar, creando tres compartimentos separados por la musculatura intrínseca de la planta del pie. Además las fibras se funden con la dermis, los ligamentos metatarsianos transversos y las vainas de  los tendones flexores. La fascia plantar es poco elástica, con una elongación m,axima del 4%.

Biomecánicamente tiene una importancia fundamental para el correcto desarrollo de la marcha humana.. Según Kirby éstas son las diez funciones principles de la fascia plantar:

-          Mantiene el arco longitudinal interno (ALI).

-          Produce una resupinación de la Art. Subastragalina (ASA) en la fase propulsiva de la marcha a traves del mecanismo de Windlass.

-          Ayuda a la musculatura del compartimento posterior a limitar la pronación de la ASA, decelerando la pronación en fase de apoyo de la marcha y acelerándola en la fase de despegue.

-          Ayuda a la musculatura intrínseca plantar (Abd. y Add. del Hallux, Flexor corto de los dedos y Cuadrado plantar) a prevenir un aplanamiento del ALI.

-          Reduce las fuerzas tensiles de los ligamentos plantares del tarso medio.

-          Previene las fuerzas de compresion dorsal en el mediopie.

-          Previene un exceso de flexión dorsal de los metatarsianos.

-          Favorece el mecanismo de Windlass invertido para mantener los dedos en contacto con el suelo.

-          Reduce las fuerzas reactivas del suelo (FRS)  en las cabezas metatarsales durante las fases de apoyo medio y de despegue.

-          Ayuda a absorber la energia elástica de deformación que se produce durante la carrera y el salto.   

Existe evidencia científica de que la palabra fascitis implica un proceso inflamatorio, no obstante los actuales hallazgos histopatológicos en pacientes con "fascitis plantar" han demostrado la presencia de degeneración mixoide, microroturas de la fascia, necrosis del colágeno e hiperplasia angiofibroblástica más compatibles con un proceso degenerativo sin inflamación, probablemente secundario a microtraumatismos repetidos sobre el origen de la misma, por lo tanto desde este nuevo paradigma anatomopatológico sería más lógico aceptar el término fasciosis plantar.