Imprimir

ESPOLÓN CALCÁNEO

  A menudo los pacientes acuden a nuestras consultas con unas radiografías que muestran un espolón calcáneo y piden que les sea extirpado. El podólogo intentará minimizar el papel del espolón en el proceso doloroso para aclarar las falsas ideas que el paciente haya podido adquirir de amigos y otros profesionales sin especialización en  el pie. Hoy en dia se acepta que los espolones calcáneos pueden acompañar a las fascitis plantares y a las tendinitis aquileas pero no son la causa de las mismas.

  Los espolones calcáneos son calcificaciones en las uniones musculares con el hueso calcáneo, pudiendo aparecer a nivel plantar en el tendón del Flexor corto de los dedos y a nivel posterior en el tendón de Aquiles. Casi siempre están relacionadas con un aumento de tensión (entensopatía) en dichas inserciones.La American Orthopaedic Foot & Ankle  Society (2008) ha desarrollado una declaración de consenso en la que recomiendan intentar tratar al paciente de manera no quirúrgica. Recordemos que el 90% de los casos de fascitis plantar se resuelven con tratamientos conservadores.

  Sin embargo debemos realizar una completa historia clínica para descartar la relación existente entre la presencia de estas espinas óseas con procesos reumatológicos inflamatorios (espondilitis, reumatismo psoriásico, poliartritis reumatoide, síndrome de Reiter) o microcristalinos (gota crónica, condrocalcinosis, reumatismo por hidroxiapatita). La realización de pruebas diagnósticas específicas como la gammagrafía ósea con Tc 99 nos indican la presencia de focos de hiperfijación en los que estaría indicada la resección quirúrgica